Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Hero-Image-3

Tras bambalinas del Manifiesto a la Madre Tierra

La idea de escribir el Manifiesto a la Madre Tierra surgió del deseo de transmitirle a todos los socios, clientes y aliados cual es el sentimiento que nos mueve a seguir trabajando, demostrar como visualizamos a BioVENKO y que es lo que esperamos de nuestra labor en el planeta (y el Universo). La construcción se realizó con el aporte de todos los colaboradores de la empresa, que han trabajado durante años en la producción, formulación y extensión de los productos y experiencias.
Cada frase del manifiesto tiene su significado y razón de haber sido escrita, cada palabra fue seleccionada y analizada para transmitir el mensaje que se desea. Con la intensión de que quede registro de los pensamientos que motivaron a la construcción de este manifiesto, se explica a continuación el torrente de ideas que confluyeron en este texto.
“De nuestra familia para la tuya. Compartimos un anhelo, que es el bienestar y la felicidad de los que nos importan”. En BioVENKO nos consideramos familia, aunque no lo somos consanguíneamente. Para nosotros la familia se escoge, son esas personas a las que elegimos cuidar, por quienes velamos, quienes se apoyan entre sí en cada ámbito de su vida. Entre semana, pasamos más horas del día con nuestros compañeros del trabajo que con los propios miembros de la familia, por lo que uno de los pilares de la cultura organizacional es el respecto y cooperación entre los integrantes de este grupo selecto de personas. Para ellos queremos lo mejor en todos los ámbitos de la vida: salud física y emocional, estabilidad financiera, relaciones saludables y que en el conjunto de vivencias sean felices.
“Invitamos a tu familia a unirse a nuestro objetivo: aportar un grano de arena en salvar el mundo”. Acá reconocemos, primero, que no podemos solos. Por eso extendemos una invitación a que otros actores se unan a cumplir la meta que tenemos. Segundo, hacemos esta invitación a la familia de cada uno, pensando en las personas con las que cada uno ha decido rodearse, ya sea en el trabajo, en el hogar, en las fincas. Tercero, hacemos la declaración resumida de la causa que nos mueve: aportar acciones para que el planeta pueda tener un mejor balance, reconocemos que nuestro aporte son algunas de las muchas acciones que se pueden tomar para alcanzar el bienestar del planeta y por eso nos referimos a ellas como un grano de arena. Y sabemos que usar productos biológicos, biodegradables, sin residuos, que promueven el balance ecológico, tendrán un resultado positivo a corto, mediano y largo plazo en el mundo.
“Invitamos a tu familia a unirse a nuestro objetivo: aportar un grano de arena en salvar el mundo”. Acá reconocemos, primero, que no podemos solos. Por eso extendemos una invitación a que otros actores se unan a cumplir la meta que tenemos. Segundo, hacemos esta invitación a la familia de cada uno, pensando en las personas con las que cada uno ha decido rodearse, ya sea en el trabajo, en el hogar, en las fincas. Tercero, hacemos la declaración resumida de la causa que nos mueve: aportar acciones para que el planeta pueda tener un mejor balance, reconocemos que nuestro aporte son algunas de las muchas acciones que se pueden tomar para alcanzar el bienestar del planeta y por eso nos referimos a ellas como un grano de arena. Y sabemos que usar productos biológicos, biodegradables, sin residuos, que promueven el balance ecológico, tendrán un resultado positivo a corto, mediano y largo plazo en el mundo.
“Sabemos que la contribución de cada uno suma, pero tenemos la certeza de que juntos podemos multiplicar”. Reconocemos que todos los esfuerzos individuales tienen un efecto positivo en el bienestar del planeta, ningún esfuerzo es menospreciable, por el contrario, cada acción es bienvenida desde lo que podamos aportar. Por ejemplo, reducir el consumo de carne, comprar productos orgánicos o sin pesticidas, reciclar, reutilizar, rechazar, consumir conscientemente, compostar los residuos orgánicos y muchas otras acciones que podemos emprender de manera individual. Pero estamos convencidos de que, si nos unimos y cooperamos entre todos, podemos hacer proyectos de mayor impacto y contagiar a otros de querer participar en este esfuerzo; por tanto, uniendo las acciones podemos tener un efecto multiplicador más que sumativo.
“Juntos trabajamos para cuidar la vida con más vida”. La experiencia, el rigor científico con el que hacemos el trabajo en BioVENKO y los productos que ponemos a disposición del mercado buscan promover ambientes más diversos microbiológicamente, de manera que los suelos, las plantas, los animales y los humanos estemos rodeados de ambientes saludables y equilibrados. Es decir, cuidamos la vida (de todos los seres del planeta), con más vida (presente en los producto y esfuerzos que salen desde BioVENKO).
“Vivimos el presente creando, innovando y volviendo a los orígenes”. Para BioVENKO las acciones en pro del planeta no son planes a futuro; son una realidad hoy, ¡ya!. En este momento lo que hacemos es crear e innovar en productos, que se están concentrando en volver a tener el equilibrio que el planeta tiene de manera natural, lo hacemos aprovechando la tecnología, el conocimiento y el talento con el que se dispone. En adelante, en el manifiesto solo se usan verbos en presente, para recalcar que esto es una realidad, las acciones por el planeta tienen que ejecutarse en este momento, el control biológico es una ciencia actual y no futura y nosotros damos nuestra contribución en este momento.
“Buscando un equilibrio y escuchando la sabiduría de la Madre Tierra... conectando con la naturaleza, conectando con la biodiversidad.” El control biológico no pretende erradicar las plagas o enfermedades de las plantas o los animales, lo que busca es un equilibrio, de manera que en el ambiente los organismos o microorganismos patógenos se mantengan por debajo del umbral de daño. Fomentamos las acciones integradas, donde de nuevo, cada acción se realice de manera inteligente y con un fin concreto; por ejemplo: implementar prácticas culturales, intercalar las aplicaciones de químicos con biológicos, alternar cultivos, complementar las aplicaciones con otras enmiendas. Reconocemos que la Madre Tierra es sabia, estos equilibrios existen en los ambientes no alterados; en un ambiente natural, ninguna especie se impone sobre otra y conviven de manera exitosa. Por lo que, el enfoque es entender las soluciones que la biodiversidad puede darnos.
“Balanceamos el ecosistema mediante el uso responsable de sus dones, propiciando el sano crecimiento de sus frutos y prolongando el sereno verde de sus campos”. Reconfirmamos el propósito de alcanzar un equilibrio mediante el balance en el ecosistema. Y reconocemos que el camino para hacerlo es usando de manera responsable lo que la naturaleza pueda darnos; responsable significa con ética, sin desgastar el ambiente, sumando en cada parte del proceso, comprometidos con la mejora continua, devolviendo a la Tierra acciones que busquen su bienestar. Además, comprendemos que lo que podemos obtener del ambiente es un don, entendido como regalo.
“De la Madre Tierra, seguimos su sabio sendero. Y conscientes de su diseño inteligente, nos dejamos guiar en esta aventura, permitiéndonos descubrir y dándonos la posibilidad de alcanzar nuevas cimas”. Con estas frases reconocemos la inteligencia natural existente en la Tierra, como planeta que nos da todo lo que necesitamos para vivir y que con los años de evolución entre las especies ha logrado el desarrollo de organismos específicos para cada necesidad. Nosotros, como investigadores, científicos y productores, nos dejamos sorprender por ese diseño inteligente, tomamos de allí lo necesario para ayudar a resolver las necesidades de los países donde nos desenvolvemos (sin restringirnos a una sola línea de acción, sino teniendo siempre la apertura de explorar nuevas soluciones) y dejamos que la providencia (inserte aquí su deidad o creencia de preferencia: Dios, El Universo, el destino) nos guíe en caminos extraordinarios, por los que a veces ni siquiera nosotros (en nuestra limitación humana) pensamos que podríamos alcanzar. Es decir, dejamos que nuestro corazón sueñe con lo imposible, que nuestras manos y mentes hagan lo posible, para que la naturaleza misma nos lleve a destinos insospechados.
“Somos conscientes que la prioridad es la vida… La prioridad es la Madre Tierra”. Y por todo lo anterior, nuestro compromiso es conservar nuestra fuente de inspiración, la fuente dadora de los recursos y el ambiente para que todas las especies vivamos. Esta es nuestra principal responsabilidad, vivir de manera tal que la contribución a la Tierra sea significativa.